Este equipo tiene mucho que decir (2-1)

Un comprometido Puebla vence a la UD Villaverde y se inyecta una dosis de ilusión de cara a la segunda vuelta de la fase de ascenso.

Qué bonito es ver celebrar al San Sebastián. Cuando el equipo empuja, cree, lucha e insiste, el premio tiene que llegar. Y llegó. Lo hizo en el momento más oportuno para inyectar una dosis de ilusión de cara a la segunda vuelta de la fase de ascenso. Juandi indicó el camino sumando otro gol a su cuenta, pero el Puebla tuvo que volver a remar tras el empate visitante desde los once metros. Y qué manera de remar. La entrada de David Míguez le dio un plus a los cigarreros y un centro de este sirvió para que Vélez, con todo, marcara el que sería el 2-1 definitivo. Hay mucha vida.

Hasta 12 bajas tenía Chelu Bejarano para afrontar el importante partido frente a la UD Villaverde, equipo que llegaba como segundo del grupo al San Sebastián. Se estrenaba con el primer equipo el juvenil Fernando, que tuvo algunos minutos en el tramo final. Con ese panorama, el técnico cigarrero apostó por un once formado por Álex Jurado; Oti, Pablo Osuna, Martínez, Vélez; Fau; Juandi, Carlos Romero, Pablo Sosa, Yeray; y Curro.

El conjunto cigarrero entró muy bien en el partido. Intenso, con ganas y decidido a por la victoria. En el 4’ una internada de Vélez provocaba la primera amarilla del partido, al central Ernesto. Y antes de los diez minutos, Pablo Osuna remató mordido un centro raso desde la derecha, firmando la primera ocasión del partido. A partir de ahí, el Puebla insistió buscando la rapidez de sus extremos, pero no logró culminar en ocasiones claras su presencia.

Álex Jurado es un hombre esencial en este Puebla. Muestra una enorme seguridad bajo palos y, además, en las últimas semanas ha dejado paradas soberbias. Ante el Villaverde dejó una más, esta vez en un tiro de falta que iba a la escuadra. Enorme intervención. Fue a raíz de esa jugada cuando el Puebla las tuvo en área contraria. Lo rozaron Osuna y Juandi en sendos centros laterales, así como Carlos Romero de falta, estrellando el balón en el larguero. Antes del descanso, Álex Jurado volvió a hacerse grande ante el delantero rival para llegar con 0-0 a vestuarios.

De cara a la segunda mitad, Chelu Bejarano dio entrada a JM Luque y retiró del campo a Yeray. El ‘14’ fue clave en la jugada del primer gol del partido, puesto que asistió a Juandi para que el atacante, tras un recorte, batiera por bajo al meta rival y desatara la locura en el San Sebastián. Buena entrada del equipo cigarrero en el segundo tiempo.

El 1-0 dio pasos a los peores minutos del Puebla en el partido. Más de cabeza que de fútbol. El equipo se puso nervioso y realizó concesiones impropias, provocando que llegara al empate tan solo diez minutos más tarde de adelantarse en el marcador. Lo hizo Alberto, desde los once metros. Diego, Díaz y David Míguez entraron tras el 1-1 para refrescar al equipo y dotar de nuevas ideas al bloque. Fundamental fue la entrada de Míguez, que volvía al equipo tras muchas semanas lesionado. A falta de diez minutos debutaría en partido oficial el juvenil Fernando Carvajal, quien sustituía a Carlos Romero.

El San Sebastián empujaba y el Puebla no se rendía. Una falta lateral le daría la oportunidad a los de Chelu Bejarano para tener una opción a falta de algo más de cinco minutos para el final. David Míguez servía un centro de oro para la entrada del ‘tren’ Vélez, que remataba con todo al fondo de la portería. Locura en el San Sebastián y bálsamo de ilusión para un Puebla que tiene mucha vida. Una dosis de moral de cara a la segunda vuelta de esta complicada fase de ascenso. No está todo dicho, ni mucho menos.