HISTORIA | El letal saque de centro de Manolito Pineda, Isidoro y Luis Bejarano

La ingeniosa táctica dio sus frutos durante dos partidos seguidos.

Todos los protagonistas presentes de aquella época coindicen en afirmar que los años 70 se han convertido en la mejor etapa del Puebla Club de Fútbol. Después de la reorganización del club en el año 1969, con la mítica “Casa Barrera” – lugar de celebración de cada triunfo cigarrero – como sede de la reunión, Manuel Sánchez, conocido popularmente como “Manolo el Herrero”, asumió las riendas de la entidad cigarrera.

De Manolo el Herrero hablan de su magnífico organigrama en la época. El Puebla tuvo dos ascensos consecutivos desde Segunda Regional hasta Preferente, donde en la 72/73 nos dejó una clasificación histórica al quedar por encima de equipos históricos como el Coria CF, CD Alcalá, Atlético Huelva, Chiclana CF o Balón CF, y se quedó a una plaza del ascenso a Tercera División tras la reestructuración realizada por la Federación. También destacó la consecución de la Copa Primavera después de doblegar a un siempre rocoso Albaida.

Igualmente, la fiel y numerosa afición cigarrera disfrutó en los felices años 70 de jugadores de la talla de Manolito Pineda, Isidoro o Luis Bejarano, protagonistas de una de las anécdotas más destacadas de esas brillantes temporadas: el letal saque de centro.

La táctica del saque de centro, ideada por Isidoro, tuvo su efecto inmediato. Manolito Pineda e Isidoro sacaban de centro hacia atrás, donde estaba Luis Bejarano. Este la ponía en largo, Isidoro peinaba y Manolito Pineda remataba a gol. La jugada salió tan bien que dio sus frutos durante dos domingos seguidos.

Sin lugar a dudas, un fútbol distinto y en el que el ingenio, al no haber tanta información sobre los rivales como en la actualidad, era un hándicap muy a favor. Una anécdota que los protagonistas recuerdan con gracia y el San Sebastián no olvidará.