Remontada de ilusión (1-2)

El Puebla CF se sobrepone al gol inicial para sumar una nueva victoria.

Un motivo más para la ilusión. Qué vuelco le han dado al equipo Chelu Bejarano, su cuerpo técnico y el empuje de todo el bloque, reforzado en las últimas semanas con piezas importantes. Se ha cumplido una “mini vuelta” desde que el técnico cigarrero se hiciera cargo del equipo, y las sensaciones son inmejorables. Juandi y Fran López firmaron los tantos de una remontada que da razones para pensar en que este equipo va cada semana a más.

Chelu Bejarano, como viene siendo habitual y en una semana con tres partidos, realizó algunos cambios en el once, pero mantuvo el sistema de juego empleado en los últimos encuentros. Salieron de inicio Álex Jurado; Aspi, Pablo Osuna, Martínez; Oti, Fau, Segua, Pirri; Fran López; Carlos Romero y Juandi. No empezaría bien el partido para el Puebla, puesto que una pérdida en zona comprometida provocaba el 1-0 nada más arrancar el partido. Tocaba remar a contracorriente.

El conjunto cigarrero dio un paso al frente y buscó dominar el juego desde entonces. El rival planteó un marcaje al hombre de Fran López que hizo buscar alternativas al juego del Puebla. Juandi tuvo la primera clara en el 13’ con una vaselina que se fue al larguero. Un Juandi que iba a protagonizar la anécdota del partido, puesto que tuvo que ser sustituido (Díaz entró en su lugar) y volvió al campo a los pocos minutos, marcando el empate posteriormente. Antes del gol, un zarpazo desde la frontal hacia el palo más alejado del portero, a Segua le anularon un gol y Carlos Romero estrelló una falta en la cruceta – otra más –. Con 1-1 se llegaba al descanso.

En la segunda parte, el Puebla fue de menos a más hasta ser dueño y señor otra vez del juego. Álex Jurado evitó males mayores al inicio y Chelu Bejarano movió el banquillo con la entrada de hombres como Diego y Curro en lugar de Aspi y Pirri. El Puebla fue creciendo en presencia en campo y área contraria, y Juandi avisó ante el meta, de lo más destacado de su equipo. Pablo Sosa refrescó el centro del campo en lugar de Fau.

Cuando faltaba algo más de un cuarto de hora para el final del encuentro apareció la magia. Ni marcaje al hombre, ni nada. El ‘10’ resolvió. Pase estratosférico de Carlos Romero, control, regate al portero y 1-2. Celebración por todo lo alto del bloque cigarrero, un grupo cada día más unido y que cree y confía en cada compañero. Un tanto merecido.

Tras el 1-2 llegaron más cambios. Volvió al campo Oti (el sustituido en la primera parte cuando volvió al campo Juandi) y posteriormente entraron Manu y de nuevo Fau. El rival se quedó con 10 por la expulsión de Epi por agresión a Pablo Sosa. El Puebla contuvo lo poco que le crearon y a la contra pudo aumentar su ventaja, pero el guardameta estuvo certero ante Juandi. En definitiva, otro triunfo por la mínima, otra alegría y otra gota de ilusión.