Una de las grandes mañanas del San Sebastián (1-0)

El Puebla CF vence al Atlético Olivarense para poner el broche de oro a la primera parte de la temporada y afrontar con garantías la fase de ascenso.

El San Sebastián, en su larga historia, ha acogido mañanas y tardes que quedan grabadas en la retina de los aficionados que se acercan a ver a su equipo. Por el rival, por el cómo del triunfo, la belleza de un gol u otros muchos factores de este deporte. Pues la de la victoria ante el Atlético Olivarense, líder del subgrupo, será una de ellas. El guion parecía estar escrito. En medio de un tiempo en el que los aficionados se tienen que conformar con ver a los grandes equipos (Sevilla FC o Real Betis) desde la televisión debido a la pandemia, los clubes modestos y el fútbol de pueblo ganan peso. Cómo sonó el gol de Pablo Sosa. Cómo lo cantó el San Sebastián. Derroche de alegría y premio al empuje cigarrero en el último tramo de un partido igualado en su primera parte y con dominio local en la segunda.

Álvaro Vélez re-debutó con el Puebla CF en un encuentro en el que Chelu Bejarano mantuvo el sistema que tan buenos resultados le está dando en los últimos partidos. Salieron de inicio Álex Jurado; Helio, Pablo Osuna, Vélez; Juandi, Fau, Segua, Migue Jiménez; Fran López; Carlos Romero y Díaz.

Se presuponía un partido igualado, y así fue. Mucho respeto entre los dos equipos, bien plantados sobre el terreno de juego, y pocas ocasiones claras que anotar. Las opciones llegaban a cuentagotas. En el 12’, Álex Jurado realizó una gran parada en una falta, mientras que Pablo Osuna tuvo de cabeza el 1-0 en el 21’, pero su remate lo rechazó el portero visitante. Un disparo de Fran López desde la frontal que se marchó fuera fue contrarrestado por una opción clara del Olivarense en la que de nuevo estuvo acertado Álex Jurado. Con 0-0 se llegaba al descanso.

En la segunda parte, el Puebla salió decidido. Díaz y Helio firmaron las primeras opciones de un equipo que, con el paso de los minutos, se hizo con el dominio del juego. Claves fueron los movimientos desde el banquillo realizados por Chelu Bejarano. Pirri entró en sustitución de Migue Jiménez para refrescar la banda izquierda, mientras que posteriormente lo hicieron JM Luque y Pablo Sosa, auténtico protagonista del partido. También entraría minutos más tarde Diego en detrimento de Pablo Osuna.

Avisó Pablo Sosa a falta de algo más de un cuarto de hora del final con una maravillosa chilena que se fue al palo. Se cantó el “uy” en el San Sebastián. Fran López, en su última carrera del partido, lo tuvo un minuto más tarde. Fue sustituido por Curro, quien entró junto a Manu Rodríguez en el 76’. La afición apretaba y las ocasiones caían de forma consecutiva. A JM Luque se le hizo de noche en el área y Juandi lo rozó de cabeza a la salida de un córner. Animaba la grada, metía intensidad el Puebla, que defendió bien las contras visitantes.

Tenía que llegar. El San Sebastián, de nuevo con público, vibró. Qué forma de celebrar un gol. Qué forma de cantarlo por todos los presentes. Gol vital de cara a la segunda fase. Lo hizo Pablo Sosa, pero ese balón fue empujado por cientos de almas. El ‘14’ recogió un balón suelto en el área y la puso tan pegada al palo que llegó a tocar en él antes de colarse. Quedaban algo menos de diez minutos y parecía ser el gol de la victoria.

El equipo local gestionó muy bien los últimos minutos, sin conceder atrás y sabiendo dejar pasar los minutos con el balón. Incluso, el incansable Juandi tuvo en sus botas el segundo a la contra, pero el portero logró taponar el disparo y mantener la ventaja mínima. El pitido final llenó de felicidad a una parroquia, la cigarrera, que tras sufrir en el primer tramo de temporada afronta la segunda fase de ascenso llena de ilusión, motivación y con argumentos para pelearlo hasta el final.